Oscar Romanillo

“Acantha al alimentarla con Dieta Yum, empezó a tomar
Yum la semana del 17 de Junio, había sufrido un
embarazo psicológico y a raiz del tratamiento con cabergolina
habia perdido peso y le faltaba el apetito que
es un efecto secundario habitual en estos tratamientos.
Con el fin de ayudarla a recuperarse tanto física como
psiquicamente empezamos a darla YUM y hasta ahora
la perra ha ganado 5 kilos de peso.
Sus deposiciones huelen muchísimo menos y son también
menos abundantes.
Se redujo muchisimo sus flatulencias, mejoro mucho el
pelo y sobre todo la aptitud paso de un comportamiento
apático a alegre y juguetona.”